Desde su rol como organización social y partner de implementación del Desafío ChildTech 2022 de Impactus Ventures, este organismo está innovando en el sistema educativo mexicano. El propósito: Que niñas, niños y jóvenes tengan acceso a educación de mayor calidad.

Cuando Diana Temalatzi inició el bachillerato en su natal Puebla en México, pensaba que no había oportunidades para convertirse en una profesional universitaria. Creía que después de terminar sus estudios sería comerciante como su familia, y que no era posible estudiar una licenciatura por falta de recursos.

Sin embargo, eso dio un giro, Diana recibió apoyo de parte de los profesionales de Enseña por México, una organización social sin fines de lucro que forma educadores de primera infancia y profesores de alto rendimiento, brindándoles las herramientas necesarias para dar clases en jardines infantiles y escuelas públicas de comunidades vulnerables. 

Los Profesionales de Enseña por México motivaron a Diana a seguir adelante, ella estudió una carrera universitaria y hoy tiene un título en Licenciatura de lenguas modernas.

Esta organización forma parte de la red mundial Teach For All fundada en 2007 y en la que participan 60 países para acelerar el progreso de la educación. En México opera desde 2013 y hasta la fecha ha impactado a 134 mil estudiantes, quienes han tenido la oportunidad de recibir educación de calidad de manera gratuita.

A diferencia del sistema educativo tradicional, el modelo de enseñanza y aprendizaje que brinda Enseña por México, se basa en una metodología llamada “Aprendiendo uno a uno” que permite instruir a los alumnos de manera personalizada. Se trata de una innovación que implementó la organización en conjunto con el sistema público de México para elevar la calidad del aprendizaje en los estudiantes.

Juan Manuel González, director general de Enseña por México, explica que en lugar de que los educadores y profesores enseñen lo mismo a todos los estudiantes, se crea una guía de aprendizaje en función de los intereses y necesidades de cada alumno, sin dejar a un lado el conocimiento básico que deben aprender a su edad. En este sentido, “los Profesionales de Enseña por México se vuelven facilitadores de aprendizaje”, dice González.

Para esto, la organización invita a profesionales de diferentes carreras con sentido de liderazgo y compromiso social, a brindar clases en jardines infantiles, escuelas primarias, secundarias y preparatorias. Todos los profesionistas pasan por un programa de formación que dura dos años. Hasta la fecha, la organización ha formado más de 900 profesionales, de los cuales, 656 han concluido el programa de manera exitosa y 260 están ubicados actualmente en escuelas de 12 estados del país.

Innovación + tecnología: herramientas para el cambio

Las organizaciones sociales como Enseña por México, juegan un papel fundamental en la transformación de la educación de niñas, niños y jóvenes en jardines infantiles y escuelas públicas. ¿Cuál es la razón? Tienen la capacidad de desarrollar programas, estrategias y modelos educativos innovadores coordinados con el sistema público para impactar a los estudiantes.

Tanto la innovación en metodologías y en  el uso de la tecnología, ayudan a evolucionar los sistemas educativos al resolver los problemas y fricciones que existen en los procesos de enseñanza y aprendizaje. “La innovación ayuda a las organizaciones a incrementar el impacto de sus programas y trabajar de manera más eficiente. “Tenemos que preguntarnos si nuestros programas están actualizados a las necesidades del mundo, y si no es así, entonces es necesario innovar”, asegura González. 

La innovación se ha convertido en una aliada para combatir el rezago educativo y la brecha de habilidades, atendiendo problemas como el abandono escolar y la falta de conocimientos. Tan solo en México, más de 24 millones de personas presentan rezago educativo, de acuerdo con datos de Coneval. Además, es la segunda economía de América Latina con mayor deserción escolar, situación que se agudizó con la pandemia por Covid-19, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

De hecho, la pandemia puso en riesgo a una generación de estudiantes mexicanos ya que alrededor de 628 mil personas entre 6 y 17 años interrumpieron sus estudios, debido a la crisis económica que desató la contingencia, según datos del BID. 

La pandemia también permitió identificar áreas de oportunidad para innovar con tecnología y así complementar los procesos de enseñanza y aprendizaje. De hecho, el uso de herramientas digitales para la enseñanza creció 54 puntos porcentuales tras la pandemia, pasando de 39% (previo a la contingencia) a 93%, de acuerdo con el Estudio Global sobre el uso de tecnología en la educación de BlinkLearning.

Romper paradigmas, un reto para las organizaciones sociales

Implementar innovaciones en el sistema educativo tiene el  desafío de romper paradigmas y lograr que todos los stakeholders adopten el cambio que los organismos proponen. 

“Innovar requiere una nueva forma de pensar y de hacer las cosas. Si una persona está acostumbrada a obtener logros con ciertas metodologías y no ha experimentado con algo diferente, es difícil que valore una innovación. Cuando haces algo de la misma manera por muchos años, se vuelve parte de tu modelo mental”, explica González.

Para romper ese paradigma y lograr que el sistema público, escuelas, estudiantes y profesores adoptaran la metodología de Enseña por México, la organización implementó programas pilotos y realizó sinergias con el sector público, una de las hélices que se necesitan para transformar la educación en cualquier país.

Para acelerar el impacto social, Enseña por México ha trabajado de la mano del sector público. Desde su creación, la organización busca nuevas formas de colaborar para ayudar a innovar y en conjunto mejorar la educación del país, de esa forma logran su misión que es que cada niño desarrolle su máximo potencial.

Para aquellas organizaciones sociales que trabajan en favor de la educación de niñas, niños y jóvenes, y planean implementar sus programas en el sistema educativo, el director de Enseña por México explica que es necesario crear relaciones desde el nivel de autoridad pública hasta el nivel estatal, para que conozcan la labor que están ejecutando y de qué manera las organizaciones pueden contribuir.

Además, se requieren alianzas con directores, docentes, madres y padres de los estudiantes. “Las organizaciones son un complemento de apoyo al ecosistema educativo. Tenemos que ver cómo sumar lo que nosotros tenemos y ayudar a generar un liderazgo colectivo”, advierte González.

Startups tienen oportunidades de colaborar con organizaciones sociales

¿Cómo será la educación en el futuro? ¿Será impulsada por la tecnología? Al respecto, González ve una tendencia hacia el uso continuo de plataformas tecnológicas. “Con la pandemia tuvimos que adaptarnos a hacer muchas actividades a través de la tecnología. Ahora estamos viendo modelos híbridos en donde la tecnología viene a apoyar la experiencia de enseñanza y aprendizaje”. 

Ante este panorama, las startups EdTech tienen oportunidades para formar alianzas con organizaciones sociales como Enseña por México, para apalancar la educación con innovación y tecnología. Un desafío para las startups es que “estar sustentadas con investigación y evidencia para demostrar que sus métodos, procesos y tecnologías nos van a ayudar a lograr el aprendizaje que los estudiantes necesitan”, puntualiza González.

Entonces, ¿Qué necesitan para integrar sus soluciones a los programas de las organizaciones sociales? Al respecto, González recomienda a las startups “analizar cómo se genera el impacto e involucrar a las comunidades, estudiantes o a quienes desean favorecer con sus soluciones, además de estar dispuestas a adaptar su producto a nuestros programas”, agrega el directivo de la organización.

Durante este nuevo período escolar, y en el marco del Desafío ChildTech 2022, Enseña por México está trabajando con dos startups para implementar proyectos con soluciones de base tecnológica impactando así a miles de niños, niñas y adolescentes que son parte de la red de jardines infantiles y colegios con los que trabaja la Fundación. 

Junto a Storybook, ganadores del Desafío Desarrollo Integral y socioemocional, y a través de su plataforma de cuentos infantiles combinados con música y técnicas de relajación como la meditación y el masaje infantil para estimular el sueño, miles de padres y madres de niños en edad pre escolar, podrán acceder a tecnología que les permita aportar al desarrollo integral de sus hijos. 

Así mismo, junto a Beereaders, ganadores del Desafío Inclusión y Educación, aportarán de manera innovadora a mejorar las habilidades de lectura y comprensión de estudiantes de primaria y secundaria, disminuyendo la brecha educativa.

Impacto social en la educación​

Enseña por México es un ejemplo de la labor que hacen las organizaciones sociales para mejorar el futuro de niñas, niños y jóvenes en América Latina. Da muestra de cómo la innovación y la tecnología son aliadas para impactar socialmente a la población, y de que existe un mercado con oportunidades para que las startups de tecnología educativa cumplan su misión en conjunto con las organizaciones. 

Si lideras de una organización sin fines de lucro y quieres transformarte en un líder innovador de alto impacto, queremos invitarte a  ser parte de la primera versión del Fellowship Impactus, una comunidad de personas que están solucionando problemas sociales o medioambientales que afectan a niños, niñas y jóvenes de Latinoamérica. 

Inscríbete aquí y te avisaremos cuando se abran las postulaciones

El Desafío Childtech 2022 es una iniciativa liderada por Impactus Ventures y United Way en alianza con Fundación FEMSA, Fundación Mustakis, Amalfi Inversiones y Horkest.

Related Posts

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.